Opinión técnica sobre producción y consumo de la tilapia.

En los últimos meses ha estado circulando por los medios de comunicación, sobretodo en redes sociales, noticias desprestigiando la producción y la calidad nutricional de la tilapia.  Son muchos los mitos que hay en torno a ella ¡No tiene nutrientes suficientes! o ¡Es peligroso su consumo! e ¡Impacta el ambiente! son algunas de las expresiones que se pueden escuchar y que están relacionadas, en gran manera, al desconocimiento de nuestra comunidad. En este sentido, esta opinión técnica aclara los principales rumores mencionados en los medios.

Bajo el término de acuicultura se engloba una fuente importante de productos acuáticos de calidad que va más allá que sólo la producción de pescado, también incluye actividades, técnicas y conocimientos de cultivo de especies acuáticas vegetales y animales. La FAO y la Comisión Europea la definen como:

“el cultivo de organismos acuáticos, incluyendo peces, moluscos, crustáceos y plantas acuáticas, lo cual implica la intervención del hombre en el proceso de cría para aumentar la producción, en operaciones como la siembra, la alimentación, la protección frente a depredadores, etc…”.

La acuacultura ofrece empleo a más de 12 millones de personas en el mundo, convirtiéndose en una importante actividad económica de producción de alimento, materias primas de uso industrial y farmacéutico, así como organismos vivos para repoblación u ornamentación.

A pesar que se tienen registros de cultivo de organismos acuáticos entre el 2000-100 A.C. (China y Egipto principalmente) fue hasta mediados del Siglo XX cuando se inicia el avance hacia la producción industrial a gran escala.

Entre las principales especies producidas en acuacultura, se encuentra la tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus) (Figura 1), que al igual que numerosos recursos alimenticios de consumo común en México (aves, cerdos, res, arroz, trigo etc) proviene del exterior. Es de origen africano y es un pescado muy popular en todo México y América Latina.

405053717_114

Figura 1. Tilapia del Nilo (Oreochromis niloticus)

Está presente en México desde 1964 (54 años), a partir de ejemplares procedentes de la Universidad de Auburn, Alabama (EE.UU.) en México fueron mantenidos en la Estación Piscícola de Temascal, Oaxaca y desde entonces, las producciones de este recurso se han incrementado. Entre las principales características de la tilapia se destaca su rápido crecimiento, rusticidad, fácil manejo, carne de excelente calidad nutricional y un exquisito sabor. Actualmente la tilapia es producida en los 32 estados del país, siendo la producción nacional según cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), de 156 mil 146 toneladas de tilapia cultivadas en sistemas semi intensivos e intensivos en estanques escarbados, jaulas flotantes y tanques tecnificados.

Es indiscutible el papel que la acuicultura ejerce sobre la seguridad alimentaria en México y en el mundo – se entiende como seguridad alimentaria la disponibilidad de alimentos, el acceso de las personas a ellos y el aprovechamiento biológico de los mismos. La FAO estima que antes de 2030 más del 65% de los alimentos acuáticos procederán de la acuicultura. Los stocks pesqueros están en su máxima capacidad de explotación y la acuicultura tiene a su favor que el 70% de la superficie del planeta es agua, que no hace uso consuntivo de agua dulce, que los animales acuáticos son más eficientes convertidores de su alimento que los vertebrados terrestres y que sus tasas de reproducción son varios órdenes de magnitud superiores a las de estos.

La calidad nutricional de la tilapia ya ha sido discutida por diferentes investigadores alrededor del mundo. Neiva (2009) menciona la importancia del consumo del pescado principalmente debido a los altos niveles de vitaminas A y D, minerales como  calcio y fósforo, lípidos y presencia de proteínas de elevado valor biológico. La porción de 100 gramos de la tilapia presenta la siguiente composición química proximal: 20 g de proteína cruda, 1.7 g de grasas totales, 0 g de carbohidratos. La tilapia tiene grandes cantidades de hierro, lo cual es indispensable para la formación de la hemoglobina -proteína de los glóbulos rojos que permite transportar el oxígeno a los tejidos del organismo. Asimismo, contiene niacina -vitamina que ayuda al sistema nervioso- y fósforo, mineral que forma parte de los huesos y dientes. Si bien es correcto que la tilapia, al igual que todos los peces de agua dulce, tiene una menor cantidad de Omega 3 en comparación con los peces de agua salada, esta desventaja no disminuye sus propiedades ya que muchas veces depende en la forma que fue cultivada. Estos y otros nutrientes hacen de la tilapia un alimento saludable. La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) orienta al consumo de la tilapia, ya que este contiene una cantidad relativamente pequeña de grasa saturada y contenido de proteína de alto valor. Por si fuera poco, aporta grandes cantidades de selenio (mineral esencial) un potente antioxidante el cual además de reforzar el sistema inmunológico, regula la tiroides.

Sobre el tema del impacto ambiental ocasionado por posibles escapes de la tilapia producida en jaulas flotantes, la AMPAQUI (Asociación Norte Paranaense de Acuacultores) con sede en mi ciudad natal Londrina, Paraná, Brasil, resalta que después de más de 40 años de presencia de la Tilapia del Nilo en Brasil nunca fue reportado episodios de extinción de otras especies provocadas específicamente por este pescado, “si fuera una situación real, y pensando en las características de alta precocidad y la facilidad de reproducción de la Tilapia, esos eventos habrían ocurrido en la primera década después de su importación. Por eso, aunque existan algunos estudios que relacionen la posibilidad o riesgo de estos acontecimientos está claro que nunca van a suceder, “afirma el presidente de AMPAQUI.

La asociación aún relata que “cualquier política, normativa, burocracia o tentativa de frenar el crecimiento de la producción o de limitar el consumo del producto implica en un impacto directo en la sociedad”. En México la historia se repite, NO existe ningún relato de especies nativas extintas debido al posible escape de la tilapia al ambiente natural. La reducción de poblaciones nativas ocurren en la actualidad por factores ambientales y antropogénicos (contaminación del agua, construcción de hidroeléctricas, etc.) que la concreta presencia de la tilapia en los ambientes naturales.

Cabe señalar que las unidades de producción presentan un permiso ambiental donde estudios son hechos para corroborar que no habrá impacto negativo hacia el medio ambiente. Sin mencionar que existen técnicas amigables con el ambiente y certificaciones que avalan tanto el proceso como el producto que llega hacia el consumidor.

No obstante y para ampliar la autonomía de las personas durante sus elecciones alimentarias y para exigir el cumplimiento del derecho humano a la alimentación adecuada y sana es fundamental el acceso a información confiable y consistente, respetando la identidad y la cultura alimentaria de la población. La adopción de los hábitos alimenticios sanos no se trata sólo de una elección individual, siendo influenciada por diversos factores. Por eso, corresponde a los profesionistas del área de producción animal informar a las personas, familias y las comunidades, acerca de los beneficios de la tilapia y aclarar sobre los rumores que circulan, sobre todo por el impacto negativo que pudieran generar en el campo.

Consumir pescado tiene muchas ventajas que lo hacen un alimento de primera categoría. Su fácil digestibilidad, su valor proteínico, su gran contenido de minerales como hierro, sodio, selenio y calcio, además de vitaminas, convierten al pescado, incluida la tilapia, en un platillo que no debe faltar en nuestras dietas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en “Opinión técnica sobre producción y consumo de la tilapia.

  1. Rodolfo Enrique del Río Rodríguez dijo:

    http://www.aquahoy.com/i-d-i/impacto-ambiental/31474-antibioticos-usados-en-las-dietas-de-tilapia-representan-un-riesgo-para-la-salud-de-los-ninos

    Hola Adriana, y recientemente se publicó eso que dice líneas arriba. Aunque el articulo solo trata sobre oxitetraciclina y sulfas, creo está muy mal orientado. El problema es cuando éstos artículos alcanzan a la opinion pública. Creo tu idea de hacer una difusión justa de las bondades de la acuacultura, es muy buena.

    Saludos cordiales!

    Rodolfo del Rio

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s