Tecnología Biofloc y Aquamimetismo como alternativas para una acuacultura sustentable – Parte 4

Debido a los serios problemas sanitarios que ha enfrentado la industria acuícola, sobre todo la de camarón, han surgido diferentes técnicas cuyos objetivos son minimizar las patologías, disminuir el uso del agua del efluente y mejorar la conversión del alimento. Entre las técnicas se destacan la tecnología biofloc y el aquamimetismo (aquamimicry).
En los sistemas de producción tradicionales, existe una acumulación de materia orgánica y por consiguiente un deterioro de la calidad del agua, que fomentan el crecimiento de muchos patógenos, incluidos los Vibrios.
La tecnología biofloc, surgió para minimizar las pérdidas ocasionadas por estos problemas. El BFT consiste en el desarrollo de flóculos microbianos formados a partir de una alta relación carbono:nitrógeno en el agua, con poco o nulo recambio y alta oxigenación. Otros hallazgos del BFT son el menor uso de proteína en la dieta y crecimiento de una comunidad microbiana predominantemente heterotrófica; esas bacterias metabolizan los carbohidratos transformando el nitrógeno inorgánico y consecuentemente mejorando la calidad del agua. El BFT ha tenido excelentes resultados en diferentes partes del mundo, siendo cada vez más popular en las granjas acuícolas.

Recientemente en Asia, surge una nueva tecnología que promete combatir las fuertes pérdidas derivadas de las enfermedades camaronícolas, a esa tecnología la nombraran aquamimetismo. La nueva tecnología, desarrollada por un grupo de camaroneros tailandeses coordinado por Veerasun Prayotamornkul, ha producido camarones libres de enfermedades mediante la imitación del hábitat natural del camarón. Esta ha sido replicada en Tailandia, Vietnam, China, Corea, Indonesia, Malasia, India y Bangladesh.
Según Romano, investigador de la Universiti Putra Malaysia, la acuamimetica es un concepto que simula las condiciones estuarinas naturales al crear floraciones de zooplancton (principalmente copépodos) como suplemento nutricional para el camarón, beneficiando también la formación de bacterias que ayudan a mantener la calidad de agua.
Al igual que la tecnología biofloc, utilizan fuentes de carbono diversas y probióticos para incentivar diferentes grupos de microorganismos.

En Tailandia, el Asian Institute of Technology (AIT) desarrolla investigación y difusión de la tecnología acuamimetismo. “La tecnología tiene un gran potencial, y AIT ha invitado a los productores a establecer un proyecto prototipo demostrativo, donde los productores pueden usar los estanques de AIT y el instituto puede servir como un socio” destacó el presidente de AIT, Prof. Worsak Kanok-Nukulchai.

Algunas variantes de este concepto han sido adoptadas en varios países. En México, en el marco del Programa de Investigaciones en Ecología y Cultivo de Especies Marinas de Ornato (PIECEMO) perteneciente al Área Experimental de Ecología y Conducta de la Unidad Académica Yucatán (UNAM, Sisal) se ha desarrollado el cultivo de anfípodos tomando como base la conocida técnica del biofloc e involucrando algunos aspectos de esta nueva forma de cultivo, aquamimetismo. Este proyecto tiene como objetivo producir anfípodos marinos de alta calidad nutricional para la alimentación de juveniles y reproductores del caballito del mar Hippocampus erectus y otras especies de interés ornamental. La investigación llevada a cabo en el Programa ha demostrado que la inclusión de anfípodos, producidos mediante esta técnica, proveen los nutrientes requeridos para el óptimo crecimiento y la maduración de los organismos siendo además, alimentos libres de patógenos potenciales, comúnmente encontrados en otras fuentes de alimentación tales como la Artemia sp.

Diferencias clave en aquamimicry y biofloc
En primer lugar, la cantidad de carbono agregado se reduce y no depende estrictamente de las proporciones de nitrógeno. En segundo lugar, el volumen del floc es inferior y se eliminan por los mismos microorganismos incentivados por la tecnología.
“Idealmente, el agua imita el aspecto y la composición estuarina natural que incluye microalgas y zooplancton. Cuando se alcanza tal equilibrio, el pH y las fluctuaciones del oxígeno disuelto se reducen al mínimo, y no hay necesidad del uso de antibióticos o productos químicos porque el salvado proporciona nutrición para el zooplancton y las bacterias,” afirma Romano.

En resumen, las dos tecnologías combinan la actividad microbiana con fuente de alimentación natural de manera coordinada, creando organismos vivos para reequilibrar el medio ambiente y haciendo de la acuicultura un sector verde y sostenible.

Fuente: Panorama Acuícola Magazine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s